19 de abril de 2017

Priscilla pasó por Vigo.


Su sorprendente éxito de taquilla en medio mundo no ha sido casualidad, así que, ya que nos traían la fiesta casi a la puerta de casa, el pasado 25 de marzo nos fuimos al teatro.

Priscilla, reina del desierto reúne sobre el escenario a 40 artistas que realizan unas impresionantes coreografías llenas de color gracias a un vestuario compuesto por más de 500 trajes, 200 pelucas, tocados y sombreros y 150 pares de zapatos, material que se utiliza a lo largo de las 23 escenas del espectáculo.

Además cuenta con algo fuera de lo normal en un escenario, un autobús. Sí, un autobús algo desvencijado, que es el que da nombre al musical.

En lo referente a la música nos ofrece míticos temas de los años 70 del siglo pasado como I will survive,  It's raining men, Don´t leave me this way o Go west, que, desde que comienzan a sonar, tienen a todo el público moviéndose sin parar en su butaca y cantando todas esas canciones que hacen de hilo conductor.

Aunque en los años 90 fue tachada de frívola, con el tiempo resultó ser una de las mejores comedias dramáticas de su época, llegando su versión cinematográfica a conseguir el Oscar al mejor vestuario en 1995, además de  nominaciones y premios en los Globos de Oro, premios Bafta, o Festival de Cannes entre otros. 

En fin, una magnífica road movie divertida e intensa en la que tres drag queen son contratadas para actuar durante cuatro semanas en un hotel de Alice Springs, en medio del desierto rojo de Australia.

Les espera un viaje lleno de aventuras montados en su gran autobús, con el que cruzarán los vastos desiertos australianos a la búsqueda de respuestas interiores. Una odisea hermosa y conmovedora a partes iguales.

Eso sí, aunque se trata de un espectáculo alegre y colorido, no es recomendable para todos los públicos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario